martes, 2 de diciembre de 2008

Aumenta el riesgo de infarto con la polución

Las arterias se dañan con la polución. impresionanete ¿Verdad?




Respirar aire contaminado tiene consecuencias inmediatas sobre las arterias. Una investigación estadounidense indaga en los mecanismos por los que los gases de combustión del diésel afectan a la salud cardiovascular.

"Teniendo en cuenta el indudable beneficio del ejercicio habitual, (...) el balance de riesgos y beneficios puede optimizarse si la gente hace deporte lejos del tráfico, siempre que sea posible", aconseja el editorial de 'The New England Journal of Medicine' a raíz de la investigación que recoge la revista médica.

"Este estudio puede profundizar en los mecanismos responsables de la asociación entre la exposición temporal a elevados niveles de contaminación ambiental y la aparición de eventos cardiovasculares agudos [infarto, angina...]", concluye el editorialista, el cardiólogo Murray A. Mittleman.

El nuevo trabajo ha analizado a 20 pacientes coronarios mientras pedaleaban en dos tipos de cámaras: una estancia con aire filtrado o bien con aire contaminado, en unas concentraciones de combustión diésel como las que se producen en una carretera urbana, según los autores.

Tan sólo una hora en esas condiciones (30 minutos pedaleando y los demás en reposo) "exacerba la isquemia miocárdica inducida por el ejercicio [un fenómeno asintomático que se produce con un esfuerzo intenso en pacientes con cardiopatías] y daña la capacidad fibrinolítica endógena [la capacidad del propio organismo para producir sustancias que entorpecen la formación de trombos]", explican los investigadores, procedentes de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) y de la Universidad Umeå (Suecia).
La punta del iceberg

"Estos resultados apuntan una posible explicación sobre la observación epidemiológica de que la exposición a la contaminación ambiental está relacionada con los eventos cardiovasculares", apuntan estos especialistas. Sus hallazgos aclararían por qué aumenta el riesgo de sufrir un infarto de miocardio en las horas posteriores a la exposición al tráfico.

El editorialista apunta una serie de limitaciones del trabajo, pues en el ambiente existen muchas otras partículas contaminantes, además de las de la combustión diésel. Asimismo, recuerda que la investigación se centra únicamente en pacientes que habían sufrido un infarto (no ha analizado ni a personas sanas ni a pacientes con otras cardiopatías). Se trata, en definitiva, de un estudio muy concreto que cuenta con ciertas limitaciones a la hora de generalizar los resultados.

"En cualquier caso, si tales exposiciones [a los gases diésel] son causales, estos hallazgos pueden suponer la punta de un iceberg que constituyen los efectos de la exposición transitoria a elevados niveles de contaminación aérea sobre el riesgo cardiovascular", advierte Mittleman.

3 comentarios:

sofia dijo...

me parece mal,tendrian que buscar formas para poder reducir la contaminacion y que no nos afectara tanto.
Si la contaminacion aunmenta los problemas de salud de la gente aumentaran y al final quien sobrevivira?¿?¿

Natalia dijo...

si ponemos todos nuestro granito de arena podriamos reducir la enorme cantidad de contaminación que hay en las ciudades, pero como sigamos así nos cargamos el planeta, y si encima nos perjudica en la salud no va a sobrevivir ni el apuntador.

Óscar dijo...

Ya te digo! Es cierto que hay parte de la contaminación que nosotros no podemos evitar, pero todos nosotros lo que sí podemos es aportar pequeñas cosas que harán que juntos, sea algo importante.