sábado, 1 de noviembre de 2008

Adios a los Cedros


1 de octubre de 2008.- Hubo un tiempo en que los árboles, y por encima de todos los cedros, hacían del Líbano uno de los principales pulmones de Oriente Próximo. La vegetación cubría las montañas de Monte Líbano, haciéndolo un lugar tan abrupto que las minorías buscaban refugio en su intrincada topografía cuando se sentían perseguidas.

Los cedros, orgullo y símbolo nacional de los libaneses, cubrían buena parte del país mediterráneo, así como parte de Siria y el sur de Turquía. Hoy, los incendios forestales y el cambio climático amenazan con dejar al Líbano convertido en puro desierto.

El último y devastador incendio tuvo lugar la pasada semana en las montañas del Chouf, en el centro del país. El descuido de un agricultor generó un fuego en Dibbiyeh que, en cuestión de horas, devoró 500 hectáreas, produjo tres heridos y provocó la evacuación de decenas de familias y de los estudiantes de la cercana Universidad Arabe. "Y se logró apagar gracias a una coincidencia, como suele ocurrir", se lamenta George Mitri, coordinador de la Asociación para la Conservación y el Desarrollo de Bosques del Líbano (ACDB). "Gracias a que comenzó a llover, porque si hubiese dependido de los bomberos seguiría ardiendo. Su acción contribuye pero nunca es definitiva".

La falta de equipamiento para combatir los incendios, que este año ya han devorado 1.400 hectáreas de terreno en un país de 10.400 kilómetros cuadrados, sumada a la falta de prevención y el calentamiento global hacen de la situación algo dramático. "En los años 70 teníamos un 30% de superficie verde; hoy sólo queda el 13%", explica Mitri. "Sólo el año pasado perdimos un 2,5% de nuestros bosques. Si no hacemos nada para evitarlo, en 10 años no quedará ni un solo árbol".

Es el peor de los escenarios pero no debe descartarse tras lo sucedido en 2007, cuando en un solo día ardieron 1.200 hectáreas de terreno arbolado, lo mismo que suelen desaparecer al año. El 2007 supuso un punto de inflexión. Las llamas devoraron 4.031 hectáreas. "El problema es que no existe prevención ni conciencia social del problema. Por eso más del 80% de los bosques están en peligro, sobre todo ahora que el cambio climático implica largos periodos de sequía", prosigue Mitri.

El calentamiento global sólo ha empeorado la situación. En la ACDB han constatado que los fuegos comienzan ahora en abril, en lugar de junio o julio, como ocurría hace años, y la combinación de escasas lluvías y fuertes vientos alimentan las llamas incluso en octubre o noviembre. El incremento de la temperatura implica que la tierra pierda humedad y convierte a la maleza, que a diferencia de décadas atrás ya no es limpiada por los lugareños, en la mecha perfecta para arrasar los bosques.

Estado de emergencia

"Hay que declarar un estado de emergencia medioambiental", exige el responsable del Partido Verde, Philippe Skaff. "El Estado debe trazar una estrategia para proteger las zonas verdes y promover la reforestación". Precisamente tras el incendio de Dibbiyeh –declarada zona catastrófica, el ministro del Interior, Ziad Baroud, convocó una conferencia llamada 'Siempre Verde' destinada a recaudar 25 millones de dólares para comprar dos hidroaviones –hasta ahora se emplean los helicópteros del Ejército, no aptos para cargar agua-, dos vehículos aptos para el monte y equipo básico contra incedios, desde hachas y mangueras hasta trajes inífugos. Sólo recaudó 10 millones, ocho cedidos por el líder suní Saad Hariri, una cifra insuficiente para terminar con imágenes como las tomadas en Dibbiyeh, donde los voluntarios trataban de extinguir las llamas en camiseta y con cubos de plástico.

"Los coches de bomberos no pueden circular en el monte y además hay otro problema añadido: las minas", incide Mitri. Los bombardeos israelíes de 2006, que extendieron cuatro millones de submuniciones de bombas de racimo –de facto minas antipersonales- por el sur del Líbano vinieron a agravar un viejo problema. Las minas terrestres de conflictos pasados convierten los bosques en tierra de nadie y, en muchas ocasiones, los incendios las detonan multiplicando la devastación.

"Muchas veces no se puede entrar a apagar los fuegos. Nos limitamos a mantener la distancia y rezar por un milagro como las lluvias", continúa Mitri. "Las tareas de desminado se concentran en núcleos urbanos; hasta que no lleguen al campo todos tendremos miedo de adentrarnos en los bosques".

De esta apocalíptica escena sólo una especie sobrevive, por el momento, a la amenaza de extinción: el Cedrus libani, emblema cultural y orgullo de los libaneses. De hacer caso a los primeros escritos, los cedros copaban medio millón de hectáreas hace dos milenios. Egipto, Mesopotamia, Fenicia, Asiria, Babilonia, Persia y Grecia empleaban su preciada madera para erigir templos y palacios. Hoy en día, tras siglos de tala y urbanización, sólo quedan 2.000 ejemplares en algunas reservas naturales como las de Besharra, Chouf o Tannourin, y el desafío viene por otros frentes.

Protegidos por ley

"Los cedros están protegidos por ley en reservas naturales por asociaciones locales que realizan un gran trabajo", destaca el investigador del ACDB. Nizar Hani, responsable de la Reserva de Cedros del Chouf, explica que en realidad la mejor protección consiste en su propia peculiaridad. "El cedro libanés sólo crece por encima de los 1.500 metros de altura, lo cual reduce el riesgo de incendios", explica el científico.

Al ser reservas naturales, hay una vigilancia 24 horas al día y están limpias de minas, pero eso no las protege del cambio climático. "Estamos observando las consecuencias del calentamiento global y tememos que afecte a los cedros en varias cosas: la dificultad de regeneración de los árboles, debido a la menor cantidad de nieve que cae cada año, la migración de la especie, por el aumento de la temperatura, y la aparición de plagas".

Hani se refiere a la aparición de una variedad de insecto que hasta ahora se limitaba a los climas nórdicos, el cephalcia tannourinensis, una avispa de la madera que apareció a finales de los 90 en la Reserva de Tannourin. "Comenzamos a observarlo en 1998", explica el experto en Medio Ambiente de Tannourin, Nabil Nemer. "En 2002, ya no nos cabían dudas de que está vinculado al aumento de la temperatura y a la disminución de la nieve. No es un insecto nuevo pero sí es la primera vez que llega a Oriente Próximo, y si en otros lugares aparece cada cinco años aquí lo observamos cada año".

La consecuencia es que las hojas nuevas de los cedros son devoradas por la plaga. "Estoy seguro al 99% de que es consecuencia del cambio climático", dice Nemer.

Con los acuíferos mermados por el calentamiento global, la situación en las reservas es preocupante. En el resto de los bosques, carentes de atención especializada y del apoyo político, es dramática. "La progresiva desertificación pone en riesgo la principal reserva verde de la región", arguye Mitri.

La reforestación es insuficiente y jamás podrá compensar el bosque quemado, como explica el ciéntifico de la ACDB. "En 2007, en sólo tres días se quemó el equivalente a todo lo replantado en los últimos 17 años". De ahí que todas las campañas civiles se centren en mentalizar a los libaneses de que el monte es responsabilidad de todos. "No hay ninguna conciencia social. Nuestro símbolo, la herencia de nuestros antepasados es precisamente un árbol. Si queremos estar orgullosos de él, debemos preocuparnos", concluye Hani. En caso contrario, habrá que eliminar el cedro de la bandera libanesa.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

pues esto de los árboles no solo está ocurriendo en Libano sino que ocurre con todas las especies en la Tierra, ya que no solo está cambiando el clima de esa zona.
lo que deberian hacer seria organizar planes para la prevencion de esos incendios e invertir en proyectos que aspiren a reducir sus daños.
otra de las cosas que se deberian hacer seria concienciar a la poblacion de que lo que pierden es el simbolo, la seña de su pais y que lo tienen que cuidar.
Jorge

Michelle y Eva dijo...

En esta noticia se habla de la crisis que se está dando en el Líbano por la disminución de Cedros causado porla falta de concienciación de las personas.También es debido al calentamiento global y la falta de recursos técnicos. Se debería tomar medidas más eficaces para que los cedros no se agoten ya que si sigue de esta manera, todo se convertirá en un desierto.A pesar de que la reimplantación de cedros no sea tan eficaz, pensamos que se debe de seguir con esta medida aunque de una manera mas exhaustiva..

ramon y deborah dijo...

estos arboles no solo estan desapareciendo en esa zona sino en todo el planeta. las medidas para evitar la perdida de estos arboles pueden ser adquisicion de equipos para luchar contra los incendios, limpiezas de minas en los campos, mas personal, realizar corta-fuegos, crear mas espacios naturales...
otra idea para evitar la desaparicion de los cedros seria la erradicacion de las plagas por medio antiplaguicidas. por lo tanto se evitarian que el insecto acabara con las nuevas hojas impidiendo asi la proliferacion de nuevos cedros.

ramon y deborah dijo...

estos arboles no solo estan desapareciendo en esa zona sino en todo el planeta. las medidas para evitar la perdida de estos arboles pueden ser adquisicion de equipos para luchar contra los incendios, limpiezas de minas en los campos, mas personal, realizar corta-fuegos, crear mas espacios naturales...
otra idea para evitar la desaparicion de los cedros seria la erradicacion de las plagas por medio antiplaguicidas. por lo tanto se evitarian que el insecto acabara con las nuevas hojas impidiendo asi la proliferacion de nuevos cedros.

martamartitamarta@aol.es dijo...

Siempre es igual.
Sale una noticia, totalmente sensacionalista, intentado convencernos de que cómo no hagamos algo, nos quedams sin planeta..

Vale, ¿y qué?
¿De qué sirve que nos concienciemos si luego cada gobiernos se salta a la ligera lo que le convenga?

Es cierto, que nosotros somos en parte los culpables de este cambio climático, pero por mucho que yo recicle, o apague las luces o vaya en transporte publico..si luego los que mandan hacen con eso lo que mas les convenga, me diraás de qué sirve..
Si yo reciclo i ellos luego lo tiran al mar, no sirve de nada.
Pues si algo tan sencillo como es separar la basura, luego no todo acaba dond dicen, ¿CÓMO PRENTENDEN QUE DISMINUAMOS LOS INCENDIOS FORESTALES?
El calentmineto ya esta aquí, no podems reducirlo, unikamente podems hacer que no aumente o intentar reducir sus causas.

Tanto hidro-avion, tanto hidro-avion.. Quitad las minas!!
Una vez hecho esop, ya puedes adentrarte en el boske i por ejemplo, hacer cortafuegos.. poner torretas de vigilancia..recogida de hojarasca..etc.
De este modo en vez de gastar i gastar en avioncitos (que tenr uno puede estar bien,pero ya), das trabajo a mucha gente (que siendo un pais tercemundista no creo k todos sean funcionarios ni autonomos) , y ademas de dar trabajo, los habitantes ven que ese dinero relolectado se utiliza de verdad en los Bosques..y...¿no quieren conciencia social? pues slo cn el exo de prepoarar a la gente para ese puesto ya les estas enseñando más que por noticias en el periodico , que la mayoria ni podrán leer...

El cambio se hara cuándo de verdad nos veamos jodidos..hasta entonces creo que todo (i mre fiero a la mayoria, porq si k hay organizaciones concienciadas) serán
noticias con el mensaje de "tendriamos que.." "deberiamos reducir tal.."
"como no tal.."
pero sin una ACTUACION RELEVANTE que nos muestre la purita realidad i nos veams cn el agua al cuello..

Como dijo Albert Einstein :"Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo."
--------
humilde opinion! :P

Tania =D dijo...

El cambio climático no solo afecta a esa zona, sino que afecta a toda la tierra en general, y pienso que la gente no esta concienciada de lo que en realidad esta pasando, y si los cedros se van agotando, vamos teniendo menos zonas verdes, y por tanto poco a poco ira apareciendo un desierto.
Pienso que tendrían que instaurar medidas para la prevencion de incendios y el uso de insecticidad o algo parecido para acabar con la plaga y poder seguir teniendo nuestros bonitos cedros. =D

Anónimo dijo...

En la noticia se trata sobre la desaparicion de los cedros,dice que las causas de su desaparicion es muy variada pero la principal causa es el calentamiento global.Para poder convatirlo habria que restringir varias cosas y prohibir acciones que causen el aumento.Tambien otra causa que comenta en el texto es la de los incendios, para prevenirlos tendrian que controlas mas las zonas arboreas,prohibir todo tipo de acciones que puedan desembocar en causa de fuego y concienciar a la poblacion de que la perdida de vagetacion y arboles causa grandes repercusiones, decirles que los arboles son como los pulmones que gracias a ellos el efecto invernadero se rebaja,si se queman no abra renobacion del aire y aumentara el efecto invernadeo.
SOFIA

Profesor dijo...

Muy bien chicos. Muchas gracias por opinar. Todas las opiniones son válidas y lo importante es que cualquier opinión sea razonada y argumentada.
Gracias por colaborar.
El siguiente paso será el de las faltas de ortografía.
Pero bueno, paso a paso....ahora al menos ya estais colaborando. Os felicito.